¿Que es lo más importante en la Seducción?

Entusiasmo, expresividad y tono de voz. Esos tres factores son lo mas importante al momento de seducir una mujer.

Antes de que emplees con una mujer las verbalizaciones y diálogos que te enseño, palabra por palabra, en éste y en el resto de post que piblicare, hay una
cosa importante que debes saber:
Tu tono de voz y el entusiasmo con el que los escenifiques, pueden convertirlos en instrumentos de precisión magistralmente afilados y eficaces, o arruinarlos completamente hasta dejarlos tan inservibles como la chatarra.

Lo que dices importa mucho menos que cómo lo dices

No importa lo bueno que sea el diálogo que yo te proponga, lo muy cuidadosamente elaborado que esté ni las muchas veces que haya sido probado con éxito en el riguroso campo de batalla de la vida real, no tengo esperanza alguna de que pueda sobrevivir a una inadecuada ejecución tuya.
¡Ninguna!

Y es una pena. No hay nada que me frustre más que ver una estrategia brillante, un diálogo merecedor de un premio Nóbel de la seducción, completamente echado a perder a
causa de una pobre puesta en escena.
¡Adelante! ¡Atrévete! Usa un tono de voz monocorde y aburrido. No le inyectes emoción alguna a lo que estás diciendo. Se inexpresivo. No lo acompañes con la
gesticulación y el lenguaje corporal debido e, independientemente de lo comprobadamente eficaz, divertido y original que sea el material que te proporciono, y de lo mucho que yo me haya devanado los sesos para alumbrarlo, tendrá, en el mejor de los casos, un efecto nulo, o directamente te hará quedar como un payaso, en el peor de ellos.

Con frecuencia digo que una estrategia de segunda fila con una implementación de primera categoría vence, con mucho, a una estrategia de primera fila con una implementación de segunda categoría. ¡Es totalmente cierto!

Sé natural, juguetón y espontáneo, y no te tomes a ti mismo demasiado en serio

Hay una forma correcta y otra completamente incorrecta de hacer esto; La correcta exige que te despojes de tu seriedad, que recuperes un poco de aquella maravillosa
espontaneidad que te acompañaba allí donde fueras cuando eras un chaval y que te cargues de entusiasmo hasta los topes.

No te tomes a ti mismo tan en serio. Relájate. Libera la tensión que te paraliza. Se natural y espontáneo. No dejes que los nervios se apoderen de ti.
Habla con las mujeres que te atraen con la misma seguridad en ti mismo con la que hablas con el mejor de tus amigos.

No hay nada que arruine más rápido tu capacidad de atracción que el telegrafiar, a través de tu nerviosismo y un inapropiado lenguaje corporal, la sensación de que
preferirías estar en cualquier otro sitio antes que delante de esa mujer que, paradójicamente, te mueres de ganas por tener entre tus brazos.

El fallo garrafal que comenten la mayoría de hombres es abordar a las mujeres con demasiada seriedad o demasiado nerviosismo. No seas uno más de ellos.
Por el contrario, un entusiasmo contagioso y una refrescante espontaneidad, esa cualidad que consiste en hacer las cosas simplemente porque sí, porque te apetece,
y sin que aparentemente haya una razón para ello, son enormemente atractivas y seductoras.
Sé juguetón, divertido, confiado y estarás haciendo las cosas del modo en que debes hacerlas. Es muy sencillo, una vez que lo captas.

Leave a Reply