¿Qué es Flirtear con Éxito?

Muchos hombres son muy analíticos en su visión de la vida, y la consideran desde el punto de vista práctico, haciendo lo mismo con las mujeres. Quedan atrapados en la parálisis del análisis, lo cual es un inmenso error, porque el amor no es práctico, ni lógico, ni siquiera sensato.

Uno a veces piensa que las mujeres y las relaciones amorosas con ellas deben ser lógicas. Cuando ubo ha sentido atracción por una mujer y ha tenido el valor de hablarle, lo hemos hecho pensando que lo mejor es ser directo. Según nosotros, a las mujeres les gustan los hombres directos y honestos. “¿Qué puede ser más honesto que hablarle directamente de mi atracción por ella?” pensamos nostros. Intentamos conquistar amigas explicándoles que sería lógico que tuvieran una relación con nosotros. No comprendemos por qué todas nos han dicho que no, y la respuesta es que nuestro enfoque práctico y lógica las ahuyenta.

¿QUE ES FLIRTEAR? 

Para seducir a una mujer hace falta dominar el flirteo, que no es práctico ni directo, pero que sí sigue unos principios básicos, que una vez dominados, lo colocarán a usted muy por delante de otros hombres en el éxito con las mujeres. Piense en los niños cuando juegan. Ellos no tratan de conseguir nada, todo lo que les interesa son los juegos en sí. No les cuesta ningún esfuerzo adoptar los distintos papeles, y cuando juegan a los vaqueros, uno es el vaquero y el otro es el indio. Si juegan a casitas, uno es el padre y otro es la madre, y si juegan a médicos, uno es el médico y otro el paciente (este es el tipo de juego que le interesa jugar a usted con mujeres adultas). Se disfra- zan para jugar mejor su papel y dejan correr su imaginación; puede ser un juego sin sentido, pero a ellos no les importa, porque lo único que quieren es divertirse.

A los niños les encantan los juegos, tanto los habituales como los que ellos se inventan. No siempre están interesados en ganar, les basta con jugar juntos para sentirse contentos. Los niños se relacionan mediante el juego, y si pueden jugar, se sienten unidos unos con otros, aunque ellos no lo vean así. Jugar es una manera de estar «en la zona» juntos.

Los adultos juegan de forma diferente. Primero veamos cómo juegan los hombres con otros hombres. Generalmente no consideramos que sea un juego, pero mirar deportes juntos o charlar sobre deportes es una manera de jugar entre ellos. Después de todo, en última instancia los deportes no tienen mucho sentido, porque en el gran esquema general realmente no habrá cambios significativos si la liga la gana un equipo u otro. Lo sentimos, pero es así. De todos modos, lo que queremos decir es que al interesarse por los deportes, ir a los partidos y gritarle a los jugado- res, los hombres juegan y sienten esa camaradería y esa amistad que los niños sienten cuando juegan juntos.

Por otro lado, los hombres y las mujeres juegan juntos pero de forma diferente. Como casi todos los hombres han descubierto, jugar con las mujeres de la misma forma que lo hacen con sus amigos no funciona. A las mujeres no les interesan las estadísticas deportivas, y las bromas y chis- tes que se hacen los hombres entre ellos les resultan ofensivas. Habiéndolo averiguado por experiencia, los hombres deciden no jugar con las mujeres y se acercan a ellas como lo hace Bob, con planteamientos lógicos y prácti- cos. Obviamente, nunca consiguen nada.

El flirteo es la forma de jugar entre ellos que tienen hombres y mujeres. Si usted no sabe flirtear, no puede jugar con las mujeres, y si no puede jugar con ellas, no sentirán ningún interés romántico en usted. En el flirteo, las mujeres tienen una forma de descubrir cómo se comportará usted como amante, o cómo sería en una relación estable. Si usted no es jovial, imaginativo y divertido cuando se conocen, ¿cómo será usted como pareja en una cita? ¿Yen la cama? Para las mujeres, Bob es rígido, analítico y calcula- dor. Aunque les pueda demostrar con toda lógica que deberían sentir inte- rés por él, su falta de alegría y jovialidad no las convence.

Ahora veamos cómo flirtea todo un experto, con las mujeres por las que siente atracción. Cuando va al banco, por ejemplo, flirtea con la cajera. « ¿Le dan un porcentaje de todo el dinero que recibe en depósito cada día? A mí me parecería justo». Ella se ríe y contesta «No estaría mal, ¿verdad?, pero él bromea diciéndole « ¿Y si le quitaran un porcentaje por todo el dinero que entrega? ¡Eso no lo debemos permitir!» Ella vuelve a reír, y se da cuenta de que hay una cierta conexión entre ellos. Cuando se va del banco, se despide con « ¡Gracias, diosa de los bancos!» y sale, pensando lo contenta que ella se pondrá cuando lo vuelva a ver. Bruce sabe que flirtear con una mujer crea oportunidades. Es la posibilidad de divertirse hablando con ella, de prepararla para invitarla a salir y de calibrar si está eventualmente interesada en tener relaciones sexuales con él. Cuando el flirtea, se divierte y hace que las mujeres se sientan atraídas por él; descubre hasta dónde le responden y las prepara para salir juntos. Este capítulo le enseñará a usted a hacer lo mismo.

Leave a Reply