Consejos para la primera salida con una mujer

La invitaste a salir y ella aceptó. Tal vez, durante meses soñaste con ese momento. Ella y vos mirándose románticamente a la luz de una vela y aproximando sus rostros para besarse de la manera más dulce.

Nunca te detuviste a pensar en dónde estaba apoyada la vela, ni qué ropa tenías puesta, ni de qué venían hablando antes de besarse, ni cómo la fuiste induciendo a llegar a ese beso.

Por eso, transcurridos los cinco primeros minutos de felicidad inicial, comenzarán a asaltarte complicados pensamientos:

¿A dónde la llevo?
¿Al cine?
¿A cenar?
¿Al cine y a cenar?
¿Qué ropa me pongo?
¿Tengo el auto disponible para esa noche?
¿Le regalo una flor como para deslumbrarla de entrada? ¡Qué responsabilidad!
Esa noche debe ser perfecta. Nada puede fallar, piensas. Deduces que si ella aceptó salir es porque algún interés tiene en ti. Sientes que tienes un penal a favor que define un campeonato y errarlo sería terrible.

La primera salida es exclusivamente para divertirse, para que te conozca, para romper el hielo, para darle confianza, para que a su regreso diga “qué bien que la pasé con este tipo”.

Ahí donde las películas que tenemos en nuestro archivo mental atacan de nuevo, y buscamos poner en práctica las miradas y las frases de los astros de la pantalla.

Ya lo dijimos antes. En las películas está todo guionado. En la vida real es otra cosa. El repentino “ya no puedo vivir un segundo más sin ti”, con inmediato abrazo y beso apasionado de ambas partes, nunca o casi nunca funciona. Además, como nos resulta imposible decirlo, generalmente nos quedamos en un penoso mitad de camino.

Las mujeres en la primera salida suelen estar a la defensiva, lo cual no significa que no les gustemos. Tienen miedo de asumir compromisos. No están seguras de nada. No quieren demostrar que son presa fácil. Tienen pánico a que nos tiremos arriba de ellas como un padrillo en celo.

En fin, la lista de cosas que se le cruza por la mente a una mujer en una primera cita es tan interminable como incoherente. Y lo más probable es que al llegar de regreso a su casa piense: “Qué tonta… Por qué le dije eso… Ahora no me va a invitar a salir más… Y con lo que me gusta…”

El cerebro femenino va por caminos que ni por casualidad imaginamos. Si en la primera cita te comportás como un caballero, la hacés distenderse y disfrutar la velada, te sacás de encima la presión de tener que definir y de esa manera le quitás también presión a ella.

Consejos para escoger donde llevarla.
Eso dependera de cada chica y de ti mismo. Si eres un poco aventurero podrias llevarla a algun lugar a practica un deporte extremo o algo por el estilo, si eres romantico podrias llevarla a la playa y cantarle una cancion con tu guitarra, etc…

Con esto quiero decir que el lugar lo tienes que escoger tu, segun tus gustos y los e la chica, si no la conoces muy bien esta bien, pero puedes saber a simple vista como es esa chica, si es atrevida, si es timida, etc. Ten en cuenta todos esos aspectos. Y lo mas importante no la lleves donde la llevan siempre todos los hombres, que sea un lugar original donde nunca la hayan llevado, asi quedara impresionada con tigo y no sera facil que te olvide.

Leave a Reply